. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Símbolo del Teatro

Tragedia y Comedia

Aunque se pueden trazar los orígenes del teatro en los ritos religiosos de las sociedades antiguas, el origen del teatro como lo conocemos hoy día se remonta aproximadamente al año 500 a.C. en Grecia. Allí, al igual que en todas las sociedades, el teatro se originó con festivales religiosos celebrados en honor a Dionisio, el dios de la vegetación y la vendimia. En estos ritos, los actores y bailarines griegos utilizaban las máscaras para ocultar sus rostros embadurnándolos con barro o azafrán.
Más tarde, cuando el teatro fue teatro, la máscara era aquel elemento que transformaba al actor en personaje. Desaparecían con ella los rasgos del actor y se dejaban ver sólo los del personaje. La máscara daba las características del personaje, haciendo olvidar las individualidades del actor. Sobre el escenario, estas mostraban rasgos tipificados que permitían reconocer fácilmente al personaje representado y con unas enormes dimensiones, lo hacían mucho más visible para el público. Finalmente servían de "megáfono", aumentando la voz del actor que la llevaba puesta.

Tabla de piedra con el tema de la tragedia y la comedia esculpido.

De estos orígenes surgen las famosas caras del teatro que identificamos como su símbolo universal. Ambas representan los orígenes del teatro en Grecia. Como máscaras se representan a sí mismas como el primer elemento utilizado para representar un personaje. Sus características emotivas inmortalizan los dos primeros géneros literarios dramáticos llevados a escena. La triste representa la tragedia, la alegre representa la comedia. Así ambas, dondequiera que se les ve, hablan de la maravillosa historia, del origen del arte del teatro.

1 comentario:

noemi dijo...

SALUDOS SR. HUERTAS
LO FELICITO POR ESTA PAGINA, QUE ME SIRVIO DE MUCHA AYUDA PARA UNA ASIGNACIONDE NAI AHORA EN LA INTERMEDIA.

GRACIAS,
NOEMI, MADRE DE NAISHA E IAN VILLALOBOS